15 de noviembre de 2007

Análisis del comportamiento en el ascensor



Sé que no soy ni sicólogo, siquiatra, sociólogo u opinólogo de la farándula, pero ¿me priva eso de no decir ciertas cosas que veo? Por supuesto que no. Y empezaré escribiendo sobre el comportamiento humano en el ascensor.


Tarde o temprano nos tenemos que enfrentar a estas máquinas. Ya sea si vivimos en un edificio demasiado alto, o para llegar a nuestra oficina en el trabajo, o cuando vamos al médico, etc. Si vives en una ciudad "moderna", y aunque te dé vértigo o le tengas temor, tendrás que usar un ascensor. Llegar a ese cubículo metálico sin una miserable decoración, con un tablero de números escarlatas que te hace sentir que estás programando tu microondas, y algunos con espejos, para ilusionar ópticamente al claustrofóbico.


Y es en su interior en donde por aburrimiento me he dado cuenta de ciertos comportamientos que me causan gracia. Lo primero es cuando llegamos al hall a tomar el ascensor. Lo primero que hacemos es mirar para arriba, buscando esos paneles con flechitas up-down y números que indican en qué piso viene el transporte. Acá noto la primera cosa extraña: para llamar al ascensor hay unos botones, casi siempre son dos, una flecha hacia arriba y otra flecha hacia abajo. Me imagino que cuando inauguraron este sistema nunca explicaron que presionar "hacia arriba" es decirle al ascensor: "hey! yo quiero subir, asi que ven aquí", en vez de "ascensor por favor sube donde quiera que estés!". Esto que puede parecer ridículo, no lo es tanto y muchas veces vi a personas confundirse en este aspecto. El botón indica la dirección que uno mismo quiere tomar en ese momento. Ahora bien si el botón está iluminado quiere decir que ya alguien lo presionó, entonces PARA QUÉ LA GENTE LO VUELVE A PRESIONAR? Me río cada vez que llega alguien a esperar el ascensor y a pesar que ven iluminado el botón, vuelven a presionarlo, como si el ascensor se le hubiera olvidado lo que tiene que hacer o tal vez pensarán que bajará más rápido así?


Una vez todos ubicados dentro de él se produce un momento de suspenso. Si nadie se conoce, o los que se conocen prefieren ir en silencio (denotan más bien timidez), sólo queda mirarse las caras, las espaldas, las cabelleras. Mirar a los otros se convierte en una apasionante actividad de algunos segundos, incluso más de algunas miradas se encuentran en dicho espacio, desviándose tan rápidamente como se cruzaron. Unos miran cómo van cambiando los números de los pisos, otros esos tubos de neón que constantes nos iluminan desde el techo. Algunos también se ponen a pensar en qué pasaría si el ascensor se detiene, o en el peor de los casos: se cae.


Hay cosas que no entiendo y que pasan en el edificio en donde yo trabajo, como a los que se hacen parar el ascensor en el piso 8 para ir al 9. Es increíble, esperan a veces varios minutos a que el ascensor llegue y van a uno o dos pisos adyacentes al que están. Por favor, existen escaleras, úsenlas. Son del tipo sedentario que encuentran que subir un par de peldaños les hará algún tipo de daño. Mi ascensor va desde el piso 1 al 4 directo (porque el 2-3 pertenecen a otra empresa y se accede por otro lado). Así y todo ocupan el ascensor esperando largo rato. No comprenden que para ir del piso 1 al 4 son sólo 3 escaleras de 10 peldaños cada una. Y son los mismos que bajan a fumar en ascensor constantemente.


Sube o baja? Antiguamente había un ascensorista que te decía el sentido que llevaba el ascensor en un instante de tiempo. Ahora, para los que aún no saben leer el panel del exterior del ascensor, típico que preguntan si sube o si baja. Y uno está obligado a contestarle esa pregunta.


Se han fijado en los que se las dan de caballeros y que estando dentro del ascensor en una ubicación al lado de la puerta, se colocan para que todos los demás bajen primero? Horrible, lo único que hacen es estorbar reduciendo el espacio de salida al resto. Más encima dejan el brazo puesto en la salida, como si el ascensor fuera a cerrar las puertas si lo sacan. Ja. Sí, el ascensor moderno dispone de sensores de luz, pero si existen personas subiendo o bajando en ese momento no es necesario poner el brazo, caballero.


Si el ascensor se llena de golpe, el que quede al lado del tablero está frito, porque tendrá que atender los pedidos de los que quedaron al fondo del ascensor:


-El 9 por favor....

-Yo el 6

-El 7 también, por favor...


Y el ejecutante de tan noble labor se concentra y maneja su índice de forma de no poder equivocarse en el piso que está apretando y terminada su labor, levanta su cabeza como diciendo "vieron de lo que soy capaz de hacer?"


Han visto a ese par de amigos o amigas que vienen conversando animadamente antes de subirse al ascensor repleto, y cuando ya están adentro, ¡siguen conversando tan animadamente como antes! Y me da risa verle la cara a los demás, como analizando y pensando que quiénes son estos, de qué planeta vienen, qué lenguaje están empleando y qué cosas más raras están contando!


2 comentarios:

Alvaro dijo...

te tengo una pagina mejor pagina... albeniz78

jajajjaajajjaa

Animo compadre y pongale talento al bebe que viene en camino .....

GUAAAAAAA

guitarrerasiempre dijo...

Jajajajja que buena la del ascensor, eres muy buen observador...la verdad es que en más de una oportunidad me ha pasado alguna de las cosas a las que te referias, sobretodo en cuanto a lo que se piensa cuando te subes al ascensor, típico que se te ocurre lo peor...jajaja

Carolina Paz...